Podocenceter, Podólogo en Málaga Pide cita
ES EN

Noticas, actualidad Podoblog
HomePodoblogFascitis plantar

Fascitis plantar
04/09/2015 Podocenter 0 comentarios

En las noticias deportivas a menudo se nos informa acerca de distintas patologías que los deportistas llegan a desarrollar a lo largo de los años. Hace un par de semanas, fue noticia el abandono de la selección española de baloncesto de Alex Abrines, jugador del Barcelona Lassa, que se vio obligado a renunciar al participar en el Eurobasket, que empieza mañana 5 de septiembre. 

Este deportista llevaba una evolucionada fascitis plantar en el pie derecho a consecuencia previa de una rotura de la fascia plantar a mediados de diciembre.

La fascitis plantar consiste en la inflamación del origen de la fascia a nivel de la tuberosidad antero­interna del calcáneo. Puede provocar dolor en la parte antero­interna del talón que puede desplazarse hacia el borde interno del pie. Se puede decir que es la afección más común del pie en las personas adultas.

Esta dolencia aparece con mayor frecuencia en deportistas, en personas que trabajan de pie habitualmente y en personas con obesidad o con alteraciones biomecánicas. Asimismo una preparación física deficiente y un calzado inadecuado son otros factores que pueden potenciar la aparición de la fascitis plantar.

Esas alteraciones se producen debido a un aumento de pronación lo que causa que las articulaciones provoquen movimientos lesivos en las partes blandas implicadas en el mantenimiento del arco interno.
En condiciones normales, el pie es plenamente competente para seguir con una marcha normal sin tener una asociación con el dolor. Cuando aparece una fascitis plantar por exceso de pronación, el pie se mantiene pronado durante todo el ciclo de la marcha.

Además, para compensar esa posición el antepié supinará en exceso, provocando una insuficiencia de toda la estructura músculo­ligamentosa que se encarga de mantener la arquitectura de la columna interna del pie. El dolor e inflamación aparecen en el momento que desciende la altura del arco longitudinal interno y se aplana provocando un aumento de la distancia entre el origen e inserción de la fascia plantar.

El pie cavo también puede tener influencia en la aparición de la fascitis plantar, debido al aumento de los arcos longitudinales (interno/externo) y a la reducción de los músculos extensores. El desequilibrio de los extensores con respecto a los flexores produce una garra digital que aumenta la tensión directa de la fascia plantar y produce su inflamación.

Las teorías con respecto al origen de esta fascitis plantar son varias pero sin duda tienen su explicación lógica. Por una parte, se cree que el causante del dolor es la inflamación de la fascia; por otra parte, otros estudios creen en la degeneración tisular.

No obstante, se debe mencionar que en el estadio inicial de la fascitis plantar se produce la inflamación debido al aumento de la tensión en la fascia. Esto crea un dolor localizado en la zona interna del calcáneo que puede esparcirse hacia el borde interno del pie. 

Si todo este proceso inflamatorio no es tratado en el momento adecuado, a la larga producirá cambios degenerativos en el origen de la fascia plantar.

Para tratar la fascitis plantar no hay una sola solución, sino varias, desde los tratamientos físicos (ultrasonidos, crioterapia etc), los médicos (antiinflamatorios, infiltraciones), los ortopodológicos (soportes plantares), hasta la cirugía en casos extremos.

La última tecnología utilizada está basada en el empleo de la iontoforesis como medio terapéutico, aunque a día de hoy, hay pocos artículos publicados y la mayoría de ellos van dirigidos al tratamiento en deportistas.
Los tratamientos no quirúrgicos casi siempre mejoran el dolor. No obstante, el tratamiento puede durar desde varios meses hasta dos años antes de que los síntomas mejoren. La mayoría de los pacientes se sienten mejor en 9 meses, aunque como se comentó anteriormente, otras personas necesitan la cirugía para aliviar ese dolor.

A la hora de la prevención, el hecho de verificar que el tobillo, el tendón de Aquiles y los músculos de la pantorrilla estén flexibles puede ayudar a prevenir la fascitis plantar. 

En Podocenter disponemos de tecnología avanzada, experiencia profesional y el tratamiento adecuado para prevenir éstas y otras lesiones. No dudes en pedir tu cita previa, y si tienes alguna consulta siempre puedes contactar con nosotros. Somos tu clínica de podología en Málaga.

Comentarios (0)

Volver al listado