Podocenceter, Podólogo en Málaga Pide cita
ES EN

Noticas, actualidad Podoblog
HomePodoblogTendinopatía de Aquiles, detección y tratamiento

Tendinopatía de Aquiles, detección y tratamiento
18/08/2015 Podocenter 0 comentarios

Una tendinopatía es una patología que presenta dolor en el tendón y una sensación de tensión asociada con una alteración de su función.

Hoy en día, se conoce ya el proceso degenerativo que caracteriza la tendinosis al contrario del pensamiento antiguo por el cual la tendinopatía de Aquiles se consideraba un proceso inflamatorio, que actualemtente se llama tendinitis.

Exactamente dicha afección provoca que los mecanismos de curación del tendón sean alterados como consecuencias de un proceso de reparación defectuosa, lo que produce una degeneración de las fibras de colágeno y alteraciones vasculares del tendón.

Las causas por las que se produce esta lesión son múltiples, aunque se puede destacar los micro-traumatismos repetitivos, que inducen a una sobrecarga cíclica del tendón, o una defectuosa curación y tiempo insuficiente de recuperación. También se deben mencionar los factores de carácter intrínseco (edad, sexo, sobrepeso, hipercolesterolemia etc) asociados a otros en relación al tipo de entrenamiento, calzado etc.

A la hora de detectar la tendinopatía de Aquiles se debe tener en cuenta que las personas que realizan deporte frecuentemente son más propensos a padecer esta lesión. Las etapas de entrenamientos intensos, en referencia a la carga, volumen y frecuencia acompañado de situaciones ambientales adversas y con tiempo de recuperación limitados provoca que esta lesión surja con más frecuencia.

Todas las personas que padecen la afección deben tener claro que esta tendinopatía se puede obervar incluso mucho antes de que la sintomatología aparezca. Es decir, se percibe un tendón más engrosado de lo normal, que con el paso del tiempo degenerará cada vez más y provocará que se instaure de forma progresiva el dolor.

La tendinopatía de Aquiles es muy frecuente en los corredores, y éstos percibirán los primeros síntomas al inicio de la carrera, aunque a medida que va calentando el dolor irá desapareciendo para volver después de correr, en frio. Es muy frecuenta  observar hinchazón en la región del tendón afectado al igual que la presencia de rigidez matutina.

Es muy importante saber a quien acudir y cuanto antes. Por desgracia, todas las personas y en este caso los deportistas, no acuden al médico hasta semanas o incluso meses después de la aparición de los primeros síntomas. Esto provoca que la repercusión de la afección sea mucho más grave de lo que podría haber sido al acudir con antelación al profesional de salud.

Dentro de este ámbito de profesionales que puedan tratar con esta lesión se deben mencionar:
-El médico especialista en traumatología deportiva que se responsabiliza en establecer un diagnóstico correcto
-El fisioterapeuta que se encarga de restablecer los mecanismos de curación y recuperación funcional
-El podólogo quien tiene un rol muy importante al realizar un estudio correcto de la marcha y valorar las posibles alteraciones biomecánicas que sean candidatas de corregirse con plantillas

Ahora bien, ¿cómo se debe tratar la tendinopatía de Aquiles? Esta lesión se puede clasificar en dos grupos: las hipovasculares y las hiperneurovasculares, siendo éstas últimas las más dolorosas y de peor pronóstico. Por lo que el tratamiento debe ser individualizado para cada caso.

Gracias a los estudios científicos se ha descubierto que uno de los mejores tratamientos de la tendinopatía de Aquiles es la realización de ejercicios excéntricos de los músculos gemelos y sóleo, 3 series de 15 repeticiones, dos veces al día, 7 días a la semana durante 3 meses. Si después de estos meses de tratamiento la persona no se ha curado, lo más indicado sería una intervención quirúrigica.

Sin duda una de las técnicas con mejores resultados en el tratamiento de la afección es la conocida como Electrólisis Percutánea Intratisular (EPI). Científicos como Soraya L. Valles y sus colaboradores han demostrado el mecanismo molecular de acción de la técnica EPI.

En primer lugar, el incremento del estres oxidativo y la inflamación se produce en el daño crónico del tendón. Después, se aprecia una neovascularización en el área afectado con una incrementación de los medidores de inflamación. En los primeros días de lesión se detecta un aumento de la inflamación y vascularización, que a veces provoca que la recuperación del tendón ocurra con una distribución errónea del tejido del tendón. Con la técnica EPI lo que se consigue es, en términos generales, una recuperación más rápida y eficaz gracias a la nueva distribución del nuevo tejido que se ha producido a la hora de destruir el tejido dañado.

La técnica EPI en sí, creada por el Dr. José Manuel Sánchez consiste en aplicar corrientes eléctricas de baja frecuencia a través de unas agujas muy finas y estériles directamente a la zona degenerada dentro del tendón. A través del paso continuo de electrones, se provoca una activación de los mecanismos de regeneración/ reparación del tendón de Aquiles. Esta técnica reduce la presión dentro del tendón que, junto a la eliminación del tejido degenerado, permitirá restablecer la presión de oxígeno para normalizar la homeostasis del tendón, restablecer el pH normal y activar mecanismos anti-inflamatorios/regenerativos, sustituyendo un tejido conectivo degenerado por un tejido conectivo nuevo.

Por último para prevenir la aparición de esta lesión es necesario que se garantice una optimización de las cualidades biomecánicas reforzando así la unión músculo-tendinosa y haciendo que ante las mismas cargas de trabajo el tendón soporte menos estrés ya que éstas estarán absorbidas con mayor eficacia por el músculo.

En Podocenter disponemos de tecnología avanzada, experiencia profesional y el tratamiento adecuado para prevenir éstas y otras lesiones. No dudes en pedir tu cita previa, y si tienes alguna consulta siempre puedes contactar con nosotros. Somos tu clínica de podología en Málaga.


Comentarios (0)

Volver al listado