Podocenceter, Podólogo en Málaga Appointment online
ES EN

Noticas, actualidad Podoblog
HomePodoblogMarcha idiopática de puntillas

Marcha idiopática de puntillas
18/08/2015 Podocenter 0 comentarios

La marcha de puntillas idiopática (Idiopatic Toe Walking) es un término usado para describir una condición en la que los niños caminan sin apoyar el talón, aunque son capaces de apoyar toda la planta del pie teniendo el talón y los dedos contacto con el suelo a la vez cuando están en reposo o cuando se les indica.

La marcha de puntillas parece ser un patrón de marcha modificable voluntariamente siempre que no haya una retracción importante del complejo músculo-tendinoso gastrosóleo, pero que se dispara con la influencia de factores emocionales y con el aumento de la velocidad.

A menudo cuando los niños comienzan a andar lo hacen esporádicamente de puntillas. Normalmente suelen hacerlo hasta los 2 o 3 años, sin embargo, algunos niños mayores de 3 años persisten con este hábito sin ningún motivo ortopédico o neurológico.

La marcha de puntillas puede estar asociada a una serie de factores de riesgo como pueden ser:

  • Uso de andadores o de saltadores: ambos acostumbran al niño a contactar con el suelo sólo la parte delantera del pie.
  • Reflejos primitivos: puede que el niño aún conserve el reflejo de Babinski. Se trata de unos reflejos primarios de los bebes que, al estimular la planta del pie, el dedo gordo se mueve hacia la parte superior del pie y los otros dedos se abren en abanico. Este reflejo se inhibe cuando el bebe se arrastra o repta al empujarse con la punta de los pies para avanzar.
  • Desorden de procesamiento sensorial: estos niños tienen problemas de integración sensorial, pudiendo tener una extrema sensibilidad en la planta de los pies por lo que se quitan los calcetines constantemente, no soportan ir calzados y rechazan el contacto de la planta del pie con el suelo.
  • Alteraciones neurológicas o trastornos: pueden ser autismo o síndrome de asperger.

Cuando los niños ocasionalmente andan de puntillas, solo precisan ser controlados y observados de forma periódica. Cuando a un niño se le diagnostica como andador de puntillas, sólo recibe tratamiento si presenta limitación en la movilidad del tobillo, para lo cual se emplea la fisioterapia, las férulas, la toxina botulínica y la cirugía en los casos más severos.

En Podocenter disponemos de tecnología avanzada, experiencia profesional y el tratamiento adecuado para prevenir éstas y otras lesiones. No dudes en pedir tu cita previa, y si tienes alguna consulta siempre puedes contactar con nosotros. Somos tu clínica de podología en Málaga.

Comentarios (0)

Volver al listado